¿Preguntas sobre tu pedido? Escríbenos a hola@pacer.mx

Tips

Completar 1,000 maratones o morir: Los monjes del monte Hiei.

Si la iluminación espiritual estuviera a 1,000 maratones de distancia: ¿Los correrías?

Al noroeste de Kioto, Japón, se encuentra el monasterio de Monte Hiei, uno de los complejos religiosos más grandes de todo el mundo. Aquí se practica el budismo Tendai, que busca como fin último la iluminación.

 

¿Qué llama tanto la atención de este monasterio?

Para los monjes que habitan aquí la iluminación se alcanza a través del esfuerzo físico extenuante, específicamente se requiere completar 1,000 maratones en 1,000 días.

Esta hazaña se completa en 7 años, y para los practicantes que embarcan en la aventura, el precio de no completarla es la muerte, así que la motivación no falta.

 

Año 1, 2 y 3 : 30 km al día por 100 días

Año 4 y 5 : 30 km al día por 200 días

Año 6: 60 km al día por 100 días

Año 7: 84 km al día por 100 días, seguido de 30 km al día por 100 días

 

Cuenta final: 32,400 km

 

 

Para cerrar con broche de oro, los monjes maratonistas cierran estos 7 años de práctica con 8 días sin alimento ni agua. ¿El propósito? Llevarlos lo más cercano a la muerte posible, donde se encuentran las respuestas a todas las grandes preguntas que nos atormentan como seres humanos.  

La mentalidad de “Completar o Morir” toma un sentido literal para estos monjes, y la tarea no es fácil. En los últimos 130 años sólo 43 monjes han completado los 1,000 días. El camino hacia el monasterio está repleto de tumbas de monjes que se quedaron en el camino.

Como atletas sabemos que la fortaleza mental es lo que determina muchas veces nuestro resultado final. Usando las palabras de Scott Jurek:

 

“En la competencia, se trata de quién lo quiere más y quién está preparado para trabajar por ello”.


El poder de la mente y la entrega total es definitivamente una lección para cualquier atleta que se embarca en su reto de 1,000 días personal, no importa si es completar tu primer 10k o hacer tu tercer Ironman. Todos tenemos algo que aprender de la fortaleza mental de los Monjes del Monte Hiei. 


Dejar un comentario